Skip to content

Cajas misteriosas y sus riesgos

Luce repetitivo, pero no por ello menos cierto, insistir en los peligros asociados a los juegos de envite y azar, particularmente a aquellos derivados del campo de los casinos online y las casas de apuestas digitales. Puede parecer cansino repetir la monserga, mas, eso no supone que no se deba prestar la debida atención a los problemas que sobrevuelan el territorio de las actividades de fortuna, por ejemplo, las adicciones o la pérdida del dinero invertido. En el ámbito físico (establecimientos especializados), caer en «trampas» comunes puede resultar un poco más complejo, a pesar de la existencia de locales no autorizados o que funcionan justo al borde de la ley. En cambio, en el mundo del Internet la situación varía, pues las características propias del ambiente virtual dejan entreabiertas algunas rendijas o, mejor dicho, lagunas legales.

Las cajas misteriosas, también conocidas como cajas de recompensas o loot boxes, son opciones lúdicas que aparecen en tales vacíos jurídicos, y pueden llegar a configurar, de acuerdo con el operador que las incluya en su oferta, en un riesgo real para los apostadores más consecuentes.

¿Qué es una caja misteriosa?

La demanda por alternativas diferenciadoras con ganancias potenciadas obliga a las empresas de fortuna a proponer iniciativas que rompan de alguna manera, los moldes clásicos del universo online. Modalidades como tragaperras, ruletas, video bingos, blackjack y poker no parecen ser suficientes para los nuevos usuarios, cuyos objetivos están más relacionados con la obtención de productos tecnológicos como smartphones, televisores inteligentes o consolas de videojuegos, entre otros. Es en ese nicho en que entran con pie firme las cajas misteriosas, que no son otra cosa que paquetes de premios conformados por artículos como los enunciados anteriormente.

Portales como Drakemall o Blaze son referencias en este tipo de recompensas, con cajas de sorpresa que no solo incluyen diferentes dispositivos, también adicionan productos como perfumes, zapatos, juguetes y artículos deportivos. Para ganar los premios señalados, los usuarios deben escoger la loot box de su preferencia y apostar en ella un monto mínimo que puede derivar en la liberación de uno de los artículos que conforman el cesto.

Riesgos

Ocurre con frecuencia en el ámbito de la fortuna, y en la vida misma, que no todo lo que brilla es oro. Las cajas de recompensas no están reguladas por ley, y páginas como las indicadas en las líneas superiores, tampoco operan apegadas al marco jurídico vigente. De hecho, medios de comunicación españoles y portugueses, El Confidencial y Radio Renascença, respectivamente, publicaron sendos trabajos periodísticos en los que se revela las ilegalidades coligadas al ofrecimiento de estos premios, y cómo pueden conllevar a la imposición de multas tanto a quienes publiciten tales concursos, como a las empresas que los incorporen en sus menús de entretenimiento. De ambos reportajes se infieren riesgos como la pérdida del dinero transferido a la web en cuestión, y el posible robo de información personal. Casos éstos que no tendrían lugar a denuncias, pues algunas de las compañías vinculadas funcionan bajo la legislación de países localizados fuera de la Unión Europea.